MARCHA MUNDIAL POR EL CLIMA


La semana pasada pasaron por aquí un grupo de ciclistas camino a París para hacer llegar las peticiones de multitud de colectivos del Estado a las autoridades que allí van a reunirse durante la Cumbre del Clima, la COP21. Lo hacían en bicicleta para dejar patente que existen otras opciones de transporte viables y realistas, pero también para llamar la atención de los lugares por los que van pasando, y damos fe de que lo han hecho.

Para los que no hemos podido ir pero sin embargo queremos dar nuestro apoyo y hacer oír también nuestra voz frente a los mismos dirigentes, más de 50 colectivos nos manifestaremos conjuntamente por las calles de Valladolid el día previo al comienzo de la Cumbre para pedir a los gobiernos que tengan sentido de la responsabilidad, dirijan el mundo hacia un futuro sostenible y sobre todo, tomen medidas justas, efectivas y responsables para enfrentarse al cambio climático del Planeta.

La manifestación partirá el 29 de noviembre a las 12:30 desde Plaza de Colón, y concluirá en la Plaza Mayor. Valladolid 1 es una de las más de 2.200 ciudades en todo el Mundo, que el domingo 29 de noviembre participarán en la “Marcha mundial por el clima”.

La iniciativa cuenta con el apoyo de cerca de 50 organizaciones y colectivos sociales, así como el propio Ayuntamiento de Valladolid. La Marcha comenzará en Plaza Colón a las 12:30, para terminar en la Plaza Mayor, donde se leerá un comunicado por el clima y peticiones para la Cumbre en París. El recorrido estará animado con una banda de música y molinillos de viento de cartulina verde.

Desde la Plataforma organizadora se pide a los asistentes que lleven ropas de color VERDE. Te animamos a que te sumes a la Marcha. ¡Participa! Evento en facebook Página de facebook El otro Valladolid

Guardar

Show 1 footnote

  1. Nota de prensa: Vivimos una crisis ambiental de enormes dimensiones a la que no estamos dando una respuesta a la altura de las circunstancias. El modelo de desarrollo económico y las pautas de consumo de nuestras sociedades agotan recursos y generan residuos a un ritmo absolutamente insoportable para el planeta, y está faltando valentía política para que los poderes públicos tomen decisiones suficientemente contundentes para cambiar el rumbo. La excesiva dependencia de los combustibles fósiles hará inviable vivir como hasta ahora cuando se agoten y su quema ha sido la principal responsable de la emisión de gases de efecto invernadero que amenazan ya la vida en el planeta.

    El cambio climático es, sin lugar a dudas, el mayor reto al que se ha enfrentado la humanidad hasta ahora. Pone en peligro la existencia en la Tierra de la especie humana tal y como hoy la conocemos y causará mucho sufrimiento en las zonas más pobres del planeta, que son precisamente las que menos han contribuido a crear este problema.

    El estilo de vida del mundo rico es el que está generando este cambio climático y, sin embargo, se está desentendiendo de las soluciones. El voraz consumo de combustibles fósiles en nuestros sistemas de producción de energía, transporte, alimentación, edificación, industria y agricultura, con unas emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero que nuestra atmósfera no puede asumir, es el causante del cambio climático que ya estamos padeciendo y que tendrá gravísimas consecuencias medioambientales, humanitarias y económicas en los próximos años si no lo frenamos.

    Llegado este punto, tenemos dos opciones: seguir como hasta ahora y contemplar en los próximos años cómo las catástrofes naturales de todo tipo devastan grandes zonas del planeta haciéndolas inhabitables, provocando desplazamientos humanos en masa hacia zonas más seguras, creando grandes conflictos sociales y privando además a las generaciones futuras de la seguridad que nos garantiza la armonía con el ecosistema Tierra; o bien cambiar radicalmente nuestros sistemas de producción para dejar de emitir cuanto antes CO2 y demás gases que contribuyen al calentamiento global y pasarnos a las energías limpias.

    Hoy la tecnología nos permite hacer este cambio con costes asumibles que en algunos casos hasta serían ventajosos, como es el caso de España, dado que podríamos ahorrar millones de euros y además generar miles de puestos de trabajo con el desarrollo de energías renovables. Hay gobiernos en todo el mundo que siguen subvencionando los combustibles fósiles, (10 millones de dólares cada minuto) mientras niegan las ayudas necesarias para que los países en desarrollo puedan hacer su camino con sistemas de producción de energía alternativos sin emisiones de CO2. Aquí y en todo el mundo alzamos hoy la voz para exigir a

    Nota de prensa: Vivimos una crisis ambiental de enormes dimensiones a la que no estamos dando una respuesta a la altura de las circunstancias. El modelo de desarrollo económico y las pautas de consumo de nuestras sociedades agotan recursos y generan residuos a un ritmo absolutamente insoportable para el planeta, y está faltando valentía política para que los poderes públicos tomen decisiones suficientemente contundentes para cambiar el rumbo. La excesiva dependencia de los combustibles fósiles hará inviable vivir como hasta ahora cuando se agoten y su quema ha sido la principal responsable de la emisión de gases de efecto invernadero que amenazan ya la vida en el planeta.

    El cambio climático es, sin lugar a dudas, el mayor reto al que se ha enfrentado la humanidad hasta ahora. Pone en peligro la existencia en la Tierra de la especie humana tal y como hoy la conocemos y causará mucho sufrimiento en las zonas más pobres del planeta, que son precisamente las que menos han contribuido a crear este problema.

    El estilo de vida del mundo rico es el que está generando este cambio climático y, sin embargo, se está desentendiendo de las soluciones. El voraz consumo de combustibles fósiles en nuestros sistemas de producción de energía, transporte, alimentación, edificación, industria y agricultura, con unas emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero que nuestra atmósfera no puede asumir, es el causante del cambio climático que ya estamos padeciendo y que tendrá gravísimas consecuencias medioambientales, humanitarias y económicas en los próximos años si no lo frenamos.

    Llegado este punto, tenemos dos opciones: seguir como hasta ahora y contemplar en los próximos años cómo las catástrofes naturales de todo tipo devastan grandes zonas del planeta haciéndolas inhabitables, provocando desplazamientos humanos en masa hacia zonas más seguras, creando grandes conflictos sociales y privando además a las generaciones futuras de la seguridad que nos garantiza la armonía con el ecosistema Tierra; o bien cambiar radicalmente nuestros sistemas de producción para dejar de emitir cuanto antes CO2 y demás gases que contribuyen al calentamiento global y pasarnos a las energías limpias.

    Hoy la tecnología nos permite hacer este cambio con costes asumibles que en algunos casos hasta serían ventajosos, como es el caso de España, dado que podríamos ahorrar millones de euros y además generar miles de puestos de trabajo con el desarrollo de energías renovables. Hay gobiernos en todo el mundo que siguen subvencionando los combustibles fósiles, (10 millones de dólares cada minuto) mientras niegan las ayudas necesarias para que los países en desarrollo puedan hacer su camino con sistemas de producción de energía alternativos sin emisiones de CO2. Aquí y en todo el mundo alzamos hoy la voz para exigir a nuestros representantes que cambien de actitud, que sean valientes y afronten el reto con sentido de la responsabilidad. En la reunión de París se debe llegar a acuerdos vinculantes que pongan remedio al desastre al que nos enfrentamos y dirijan el mundo hacia un futuro sostenible para todos.

    Las generaciones futuras no se merecen que nuestro modelo desarrollista cuajado de avaricia e inconsciencia les deje un planeta destrozado en el que no sea posible la vida en paz y armonía. No podemos dejar pasar esta oportunidad, es prioritario que se tomen ya medidas de carácter urgente para frenar las emisiones de CO2, medidas que nos lleven al horizonte 2050 con 0 emisiones. Es necesario que las energías renovables sustituyan a los combustibles fósiles y que se implementen todas las medidas necesarias para que el aumento de temperatura del planeta no sobrepase los 2ºC que los científicos fijan como tope antes del desastre. Estamos ante un problema que tiene solución y estamos a tiempo de corregir el camino. Solo debemos actuar ya.

    nuestros representantes que cambien de actitud, que sean valientes y afronten el reto con sentido de la responsabilidad. En la reunión de París se debe llegar a acuerdos vinculantes que pongan remedio al desastre al que nos enfrentamos y dirijan el mundo hacia un futuro sostenible para todos.

    Las generaciones futuras no se merecen que nuestro modelo desarrollista cuajado de avaricia e inconsciencia les deje un planeta destrozado en el que no sea posible la vida en paz y armonía. No podemos dejar pasar esta oportunidad, es prioritario que se tomen ya medidas de carácter urgente para frenar las emisiones de CO2, medidas que nos lleven al horizonte 2050 con 0 emisiones. Es necesario que las energías renovables sustituyan a los combustibles fósiles y que se implementen todas las medidas necesarias para que el aumento de temperatura del planeta no sobrepase los 2ºC que los científicos fijan como tope antes del desastre. Estamos ante un problema que tiene solución y estamos a tiempo de corregir el camino. Solo debemos actuar ya.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optionally add an image (JPEG only)